¿Has pasado por un trauma infantil y no lo has superado?


Los traumas del desarrollo son mucho más comunes de lo que nos gustaría aceptar. Una serie de estudios realizados por psicólogos de la Duke University Medical School, reveló que el 78% de los niños reportaron haber vivido más de una experiencia traumática antes de los 5 años. En este artículo te presentamos 5 frases muy comunes que revelan un trauma infantil no superado.

Quienes han sufrido un trauma del desarrollo pueden llegar a padecer estrés postraumático complejo (TEPT-C), un problema que se caracteriza por dificultades en la regulación emocional, percepciones distorsionadas sobre los abusadores, dificultades en las relaciones interpersonales, somatizaciones y problemas para encontrar el sentido de la vida.

¿Cómo influye un trauma infantil no superado en la formación de identidad?

La formación de identidad es un proceso complejo que ocurre a lo largo de la vida. La construcción de la identidad, incluida la sensación de ser lo suficientemente bueno, la capacidad para integrar armónicamente las emociones y la razón, la conciencia básica del estado emocional, el sentirse seguro y saber quiénes somos realmente, se ve afectada por los traumas infantiles.

Según estudios, un trauma a edades tempranas puede cambiar el desarrollo del cerebro. De hecho, se conoce que un entorno donde prevalece el miedo y la negligencia genera diferentes adaptaciones de los circuitos cerebrales, en comparación con un ambiente donde el niño se siente seguro, protegido y amado.

Las 5 frases que esconden una “identidad traumática” y revelan un trauma de niñez no superado:

1. Pérdida de la infancia – “No tuve una infancia”

Cuando las personas viven una infancia particularmente angustiante, lo más común es que no puedan recordar gran parte de sus primeros años. Estas personas suelen decir “No tuve una infancia” o “No recuerdo mucho de cuando era niño”.

2. Partes perdidas de uno mismo – “Siento que me falta algo”

Debido a los traumas infantiles, los niños a menudo reaccionan desconectando partes importantes de sí mismos para poder sobrevivir, es una especie de mecanismo de disociación. Estas personas suelen afirmar: “Siempre he sentido que falta algo, pero no sé qué es”.

3. Evitarse a sí mismo – “Me sienta mal pensar sobre mí”

Muchas de las personas que han sufrido traumas infantiles afirman: “No me gusta pensar sobre mí, solo me hace sentir mal”. Esta sensación es particularmente intensa cuando el trauma está relacionado con personas clave y significativas en su vida, como pueden ser los padres o hermanos.

4. Relaciones destructivas – “Atraigo a personas que no me convienen”

No es raro que las personas traumatizadas por sus padres o cuidadores terminen estableciendo amistades, relaciones románticas o incluso vínculos laborales que no son buenos para ellos. A menudo dicen frases como “Atraigo a personas que no me convienen” o “Tengo un imán para la gente que me hace daño”.

5. Desconexión emocional de la identidad – “Las emociones son un estorbo”

Cuando los sentimientos no tienen cabida en la familia de origen, las emociones se separan de la identidad. Si una persona ha crecido con frases como “llorar es de débiles” o lo han castigado o reprendido cada vez que ha expresado sus emociones, no podrá desarrollar un vínculo sano con esta parte de su “yo”.

Seguir adelante

Sin duda, las consecuencias de los traumas infantiles en la edad adulta son desalentadoras. Sin embargo, la persona puede reconstruir su identidad y rehacer ese “yo” traumatizado. Eso implica volver al pasado para aceptar esas experiencias dolorosas, de manera que se puedan integrar en la historia de vida y se logre pasar página realmente.

LLegar a los 60 - Aprende a vivir esta nueva etapa


A tono con una tendencia mundial, Eduardo Favier Dubois, abogado, profesor y ex Juez, propone una visión distinta de esta rica etapa en la que el cuerpo y las ganas siguen vigentes, con gran plenitud, en un marco vital de mayor armonía y agradable tibieza.

“¿Llegaste a los 60 años Eduardito? ¡Qué suerte que no se te nota! ¡Felicidades!”

Así comienza el tan breve como sustancioso ensayo de Eduardo Favier Dubois sobre la que él llama “Generación A”, los mayores de 60 que, a su criterio (y en línea con una mirada que avanza en todo el mundo), están fuera de la tercera edad. O de lo que entendíamos por ella, asociándola a la vejez. El autor decidió escribir este original ensayo luego de que lo recorriera un pensamiento demoledor: tener 60 años era algo “malo” que había que disimular: lo mejor que te podía pasar era que esa edad no se notara.

Analizando las reacciones de quienes llegan (llegamos) a esa edad, desde su experiencia como ex Juez, destacado abogado y profesor universitario, advirtió que algunos, al pisar los 60, se consideran viejos y empiezan a sentirse como tales.

Se auto limitan e inician un camino gradual de encierro en su entorno inmediato, que a veces termina por dejarlos en casa en pijama, viendo televisión. Fin del juego……

Para algunos. Otros, en cambio, desobedecen aquella asociación en 60 y vejez y siguen como si nada, trabajando igual o más que antes, activos, llenos de ganas y con una gran ventaja: tienen una enorme experiencia que aprovechar, compartir y derramar. Ambas situaciones, afirma el ensayo, implican negar la especificidad de la nueva etapa, que no es la de los cincuenta años, pero tampoco es (ya no) la edad del inicio de la vejez, una etapa de la vida cada vez más alejada de la cronología y vinculada sobre todo a las restricciones físicas y/o mentales, derivadas del paso del tiempo, que impiden a una persona llevar una vida autónoma, arrancan cada vez más tarde y varían mucho según las personas, sus hábitos, su actitud. Tras una breve investigación y profundas reflexiones personales, Eduardo Favier Dubois aporta algunas pautas pensadas para vivir con plenitud la vida después de los 60 años, y aprovechar las décadas que siguen para degustar a pleno los años hasta que llegue el momento en que la vejez -llegue cuando llegue- nos dé ganas de bajar un cambio.

Los posts 60, hoy, invitan a repensar la etapa que inauguran. Se trata de una situación nueva, distinta a las vividas por generaciones anteriores y ante la cual hay que trazar un camino propio, sin brújula.

“La vida comienza a los 60”

“Ustedes que atraviesan los 60 años quizás lo ignoran, pero son la más afortunada de las generaciones. Pronto se enumerarán, con un sincero acompañamiento de envidia, las ventajas que están por disfrutar. El mundo entero ha sido modelado de nuevo para mayor gloria de ustedes… Después de los 60 cada día trae algo nuevo que aumenta la alegría de la vida. El atardecer de la vida es más resplandeciente, más tibio, más lleno de armonía; y mucho antes que las sombras se alarguen, todos los frutos madurarán”. El ensayo cita este párrafo de “La vida comienza a los 40”, obra escrita en 1933 por Walter B. Pitkin y dirigida a la “reorientación de los adultos”. La sustitución de “cuarenta” por “sesenta” tiene que ver con el núcleo de la tesis de Favier: los 60 de hoy son los 40 de antes de la Segunda Guerra Mundial y, como tales, hay que vivirlos.60 años no es nada: la tercera edad vuelve

Es que en plena era de la globalización y la digitalización, y tras los grandes avances en la ciencia médica, después de cumplir 60 años -y durante una década y media, dos décadas o más- existe una vida “merecedora de ser vivida con plenitud”.60 años no es nada: la tercera edad vuelve 60 años no es nada: la tercera edad vuelve




Una nueva generación letra “A”

Tras repasar la clasificación de las diversas generaciones según su banda etaria, el autor rescata la idea -elaborada en varios trabajos que cita- de una nueva generación no vinculada a la edad sino a cómo se siente la gente frente al paso del tiempo; la generación de los “amortales” o de los “atemporales”, a la que elige llamar generación “A”. Ese concepto fue enunciado, recuerda, por Catherine Mayer, quien en 2009 utilizó el término “amortales” para describir a las personas que vivían la vida sin pensar que la edad era un referente que señale el comienzo o término de ciertas etapas.Un par de años más tarde, en “Amortalidad: los placeres y peligros de vivir sin edad”, Mayer resume como rasgo principal de estas personas “el cambio en la imagen que devuelve el espejo, materializada en la cara, ropa y actitud, lo que nos confunde y nos impide encasillar a alguien dentro de una determinada edad o comportamiento”.Sostiene el ensayo que hoy vivimos más, nos casamos y nos separamos a edades que antes hubieran parecido absurdas y buscamos maximizar la idea de felicidad. Esto ayuda a liberarnos de los estereotipos de la edad que confinan o marginan a la gente por su edad, privándolos -a ellos y a los demás- de su contribución social, personal e intelectual. Esta mirada, esta actitud, no tiene que ver con la negación de la edad o el culto a la eterna juventud. Es necesario asimilar y vivir con amor propio la inevitabilidad del paso del tiempo, asumiendo en toda su dimensión la nueva etapa, pero retirarse de la vida a los 60 perdió sentido. Una persona está, en ese momento, en total plenitud, y tiene mucho para aportar. 60 años no es nada: la tercera edad vuelve 60 años no es nada: la tercera edad vuelve

Buenas prácticas en una nueva etapa

En tal contexto, el ensayo nos propone quince “buenas prácticas para una Generación A” que a continuación se enuncian. 60 años no es nada: la tercera edad vuelve 60 años no es nada: la tercera edad vuelve Su desarrollo es, mucho más que el intento de definir pautas de conducta. Es una invitación a pensar, con la mejor apertura mental, el mejor modo de encarar -y, sobre todo, disfrutar- una bella etapa de la vida, la edad de cosechar lo sembrado: 60 años no es nada: la tercera edad vuelve 60 años no es nada: la tercera edad vuelve

·        Conocerse a sí mismo: saber qué te motiva, qué te frena y a qué le tenéis miedo
·        Ser agradecido con la vida: apreciar la mitad llena del vaso. Reinterpretar lo malo del pasado
·        Practicar el buen humor: evitar las quejas y enfrentar las dificultades desde lo positivo
·        Perdonar y pedir perdón: liberarnos del peso de los agravios recibidos o que otros nos atribuyen
·        Ser generoso y solidario: ayudar a los que tenemos cerca y colaborar por un mundo mejor
·        Sanar y estrechar relaciones familiares: reconciliarnos con quienes estamos distanciados y estrechar nuestros afectos
·        Redimensionar el trabajo: quitar al trabajo del centro de nuestra existencia y dar lugar a otras actividades
·        Ocio y espiritualidad: emprender actividades que tengan un sentido gozoso o trascendente en sí mismas
·        Cuidar la salud: alimentos sanos, prácticas antioxidantes y controles médicos
·        Mantener activo el cuerpo: practicar actividades físicas y cuidar el cuerpo
·        Construir un espacio para los amigos: reuniones periódicas destinadas a compartir amistades viejas y nuevas
·        Apropiarse del mundo de hoy: vivir el tiempo presente como propio y aprovechar el mundo digital
·        Vivir el aquí y el ahora: aprovechar cada día porque el tiempo es el mayor tesoro
·        Tener siempre proyectos: preparar actividades para realizar en los próximos meses y años
·        Prever el futuro: organizar una tercera edad segura en lo espiritual y material

Top 9 lecciones de CONFUCIO para cambiar la Vida


Todo el mundo ha oído hablar de’ La Regla de Oro’: “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti mismo”, pero aquí tienes más perlas de sabiduría del sabio Confucio que nos ayudarán a llevar una vida feliz y plena.

1. LAS COSAS BUENAS NO VIENEN FÁCILES

Es fácil odiar y difícil amar. Así es como funciona todo el esquema de las cosas. Todas las cosas buenas son difíciles de lograr, y las malas son muy fáciles de conseguir “.

Las emociones negativas tienden a venir mucho más cómodas para nosotros porque nuestros cerebros están conectados de esta manera para protegernos del daño. Si asumimos lo peor, estaremos listos cuando ocurra algo malo.

Sin embargo, necesitamos esforzarnos para tener una perspectiva fresca de las cosas y enfocarnos conscientemente en lo bueno. Puede tomar un poco de esfuerzo al principio, pero eventualmente, su cerebro se acostumbrará a este método de pensar y se volverá a conectar.

2. TUS OPCIONES DE AMISTAD SON IMPORTANTES

“Nunca contraigas amistad con un hombre que no sea mejor que tú.”



Las personas con las que te rodeas marcan una gran diferencia en el tipo de vida que tendrás. Nuestros círculos sociales son críticos para nuestra felicidad.

Un estudio que abarcó más de 75 años desde Harvard dijo que “Los que mantenían relaciones cálidas vivían más tiempo y más felices y los solitarios a menudo morían antes”. Así que asegúrate de tener buenos amigos, para tratarlos bien.

3. SEGUIR ADELANTE INCLUSO CUANDO LAS COSAS SE PONEN DIFÍCILES
“No importa lo lento que vayas mientras no te detengas.”

Si sigues empujando hacia tu objetivo, un día lo lograrás. No importa cuánto tiempo tome o los obstáculos que enfrentes, mientras no te detengas un día llegarás a dónde quieres estar en la vida.

Todos enfrentamos dificultades en el camino. Nada en esta vida es fácil, pero por eso necesitamos tener la determinación de seguir adelante.



4. NO SE CENTRAN EN EL PASADO

“Estar equivocado no es nada a menos que continúes recordándolo.”

Si te concentras demasiado en las cosas malas que te pasaron en el pasado, tendrás problemas para apreciar el presente. Todos hemos sido injustamente perjudicados de una manera u otra y por muy horribles que sean esas cosas, no somos quienes somos, son sólo cosas que nos pasaron a nosotros.

En su lugar, trate de tener una perspectiva positiva y concéntrese en las cosas que le ayudarán a tener un futuro más brillante. Establezca una meta y descubra los pasos que necesita dar para alcanzarla y apéguese a ese plan.

5. DARLO TODO O NADA

“Adonde quiera que vayas, ve con todo tu corazón.”

Cualquier cosa que usted elija hacer debe hacerse con lo mejor de su capacidad. Esto se aplica a todos los aspectos de su vida; sus relaciones, trabajo y pasatiempos son importantes. No intente a mitad de camino y luego darse por vencido porque si usted pone el tiempo y esfuerzo en usted alcanzará sus metas sin importar cuán distantes puedan parecer al principio.


6. CUIDA TU TEMPERAMENTO

“Cuando la ira surja, piensa en las consecuencias.”

La próxima vez que estés enfadado por algo, piensa en esta cita. Muchas veces la gente hace o dice cosas cuando se enoja que sólo empeoran el problema. Nada positivo sale realmente de la ira.

Si haces una pausa y piensas en las consecuencias de tus acciones, entonces podrías encontrar una mejor manera de lidiar con ellas.

7. HACER AJUSTES

“Cuando sea obvio que las metas no pueden ser alcanzadas, no ajuste las metas, ajuste los pasos de acción.”

De vez en cuando es prudente dar un paso atrás y echar un buen vistazo al panorama general para asegurarse de que todavía está mejorando y está en camino de alcanzar su objetivo. Si usted no está haciendo el tipo de progreso que esperaba en este momento, entonces debería cambiar su enfoque.



8. TODO EL MUNDO PUEDE ENSEÑARTE ALGO

Si camino con otros dos hombres, cada uno de ellos será mi maestro. Escogeré los puntos buenos de uno y los imitaré, y los puntos malos del otro y los corregiré en mí mismo “.

Las experiencias de vida nos enseñan lecciones valiosas y si aprendemos de las personas que nos rodean, entonces seremos más sabios y estaremos mejor equipados para lidiar con los problemas cuando surjan. Todas las personas que conoces tienen algo interesante que pueden enseñarte, y también es probable que hagas más amigos cuando estás interesado en sus experiencias y en las cosas que pueden mostrarte. Esto también funciona al revés; nunca se sabe cuándo sus habilidades podrían ayudar a otra persona.

9. AFILA TUS HERRAMIENTAS PRIMERO

“Las expectativas de la vida dependen de la diligencia; el mecánico que perfeccionaría su trabajo debe primero afilar sus herramientas.”

Si usted está preparado para los desafíos que enfrenta, es más probable que logre sus metas. Todo lo que vale la pena tener requiere mucho trabajo, pero sin las herramientas adecuadas, sus metas serán aún más difíciles de lograr. Si usted está decidido, haga un plan sólido y tenga las herramientas correctas entonces usted tendrá éxito.

Aunque todos podamos llevar vidas muy diferentes, somos iguales en muchos sentidos. Esperamos que estas citas de Confucio te inspiren en el camino de tu vida y te ayuden a alcanzar tus metas.