HOROSCOPO DE LAS HADAS - GEMINIS

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin
HOROSCOPO DE LAS HADAS - GEMINIS
HOROSCOPO DE LAS HADAS - GEMINIS



Los griegos pensaban que las hadas descendían de 3 diosas relevantes de su religión. Estas divinidades se reprodujeron asiduamente transformándose, de este modo, en un elevado número de seres femeninos, cuya principal labor consistía en guiar el destino de los hombres y amparar los nacimientos de las mujeres.

A pesar de que ésta parecería ser la versión más acertada sobre el origen de las hadas, muchos creen que los primeros de estos seres habrían aparecido mucho antes de que se levantaran las montañas y se formaran los mares, en los inicios de la creación.

Las hadas habitan en muy diferentes lugares, como por ejemplo en lagos, ríos, bosques, etc., por tal motivo, su tamaño, forma y demás cualidades, son muy diversas.

Generalmente la mayoría de ellas mide entre 60 cm y 1 metro, pudiendo en algunos casos tomar forma humana o de animales pequeños.

Podemos destacar que existen hadas buenas y hadas malas. Las hadas buenas, entregan pan y semillas de trigo a las personas carenciadas y ayudan a sus humanos predilectos. Suelen ser amables y amigables con aquellos que les brinden favores, pero a pesar de esto, si se sienten fastidiadas, pueden llegar a perder su buen humor y amabilidad.

El mundo feérico o sea el de las hadas es un submundo fantástico, pero a su vez real. Existen miles de variedades de hadas. Hay hadas del bosque, de los lagos, de los ríos, de las flores, de las cascadas y del cosmos. Dentro de éstas últimas se encuentran las hadas zodiacales. Son energía pura proveniente de los planetas que las originan y traen a la Tierra los dones del lugar de donde provienen.

Cuando nacemos, se conjugan los poderes de dos hadas zodiacales: la Solar puesto que el Sol está en nuestro propio signo y la Regente, proveniente de nuestro planeta padrino, que generará nuestra Hada Madrina Zodiacal.

Este binomio feérico formado por el Hada Solar y el Hada Regente otorga dones especiales a todos los nacidos bajo un mismo signo zodiacal. En algunos signos, en vez de binomios se producen trinomios ya que acuden dos Regentes a apadrinar el signo y en uno, Leo existe solo una unidad feérica: el Sol. Junto con los dones que abarcan a todos los nativos de un signo llegarán también algunas características de temperamento que habrá que saber manejar para que no se conviertan en defectos pues pueden utilizarse tanto para el bien como para el mal


Conozca el horóscopo que ellas mismas confeccionaron para guiarlo durante todo el año 2018:

GÉMINIS

21 de mayo al 21 de junio

HADA BENÉVOLA: Morrigu

CARÁCTERÍSTICAS DEL HADA

Cuenta con las características propias de una Hada Diosa guerrera y combativa, es esbelta, de gran estatura y posee finos y angulosos rasgos.

VIRTUDES QUE OTORGA

Audacia, fuerza y valor en el enfrentamiento de potencias luminosas contra el mal.

RITUAL PARA ATRAER SUS FAVORES

Ofrendar una mezcla de leche de cabra y harina de cebada, mezcladas en cantidades iguales.

BINOMIO FEÉRICO

Sol y Mercurio. El Sol en Casa de Géminis hará brillar la parte intelectual de estos nativos y los proyectará hacia metas importantes. Su misión en la vida es razonar. Mercurio, a su vez, los llevará a conectarse con la Tierra y con su entorno, pues han venido a comunicar.

DONES DESDE LA CUNA

El pequeño Géminis es curioso e inquieto y con una gran imaginación creativa y práctica. En el amor será un trofeo irresistible, pero muy difícil de alcanzar. Su deseo de comunicarse hará que pase horas dialogando e intercambiando ideas y planes. Sus principales dones son la capacidad intelectual, el ingenio y la comunicación.

DEFECTOS POR CORREGIR

Los Gemelos buscan el conocimiento y necesitan viajar, compartir e investigar. Pero esta conducta errática hace que les presten poca atención a los afectos. Deberán encauzar su conducta amorosa, dado que suelen ser inconstantes y superficiales con las personas que aman. Otra tenacidad, que tal vez se convierta en el defecto, es su gran curiosidad que puede convertirlos en chismosos.