Los TRAUMAS INFANTILES son perjudiciales a LARGO PLAZO

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin
Los TRAUMAS INFANTILES son perjudiciales a LARGO PLAZO
Los TRAUMAS INFANTILES
son perjudiciales a LARGO PLAZO



Experimentar un trauma infantil o bien en la adolescencia supuestamente hace que uno sea más susceptible a la enfermedad cardiaca.

Una nueva declaración científica de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), asevera que las personas que padecieron abusos, acoso, fueron testigos de actos violentos o bien tuvieron otras experiencias traumáticas en la infancia o bien la adolescencia tienen un peligro más alto de enfermedad cardiaca.

La AHA fundamentó su opinión en una revisión de estudios publicados que hallaron una asociación firme entre las experiencias traumáticas en la infancia o bien adolescencia y las probabilidades de desarrollar afecciones como la obesidad, la hipertensión o bien la diabetes tipo dos en la adultez temprana.

Por su parte, esas afecciones aumentan el peligro de enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos, como la enfermedad de la arteria coronaria, el ataque cardiaco y el accidente cerebrovascular.

La declaración se publicó el dieciocho de diciembre en la gaceta Circulation.
“La desgracia real es que los pequeños se expongan a esas experiencias traumáticas primeramente”, afirmó en un comunicado de prensa de la AHA Shakira Suglia, presidente del conjunto que redactó la declaración.

“Charlamos de pequeños y adolescentes que experimentan abuso físico y sexual, y que son testigos de la violencia”, lamentó. “Lamentablemente, las consecuencias negativas de probar esos acontecimientos no terminan cuando termina la experiencia. Duran muchos años tras la exposición”.

Suglia, maestra asociada de epidemiología en la Universidad de Emory, en la ciudad de Atlanta, agregó que “idealmente deberíamos prevenir que esas cosas sucedan, primeramente, aparte de prevenir las consecuencias de salud que brotan de tener dichas experiencias”.
Prácticamente un sesenta por ciento de los estadounidenses reportan haber tenido una experiencia traumática en la infancia, conforme la AHA.

Así como el abuso, la negligencia y el ser testigo de violencia, esas experiencias pueden incluir: el divorcio, la separación o bien la muerte de los padres; el abuso de substancias en los padres; vivir en un vecindario con una tasa alta de crimen; la carencia de techo; la discriminación; la pobreza; y la pérdida de un familiar o bien otro ser querido.


No está claro de qué forma las experiencias traumáticas afectan a la salud del corazón, más la investigación sugiere que las reacciones conductuales, de salud mental y biológicas al agobio elevado podrían tener un rol. Mas los autores del estudio agregaron que las patentizas son observacionales, y que no prueban que haya causa y efecto.