URIEL - El Ángel de Arrepentimiento

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin
URIEL - El Ángel de Arrepentimiento
URIEL - El Ángel de Arrepentimiento




Yo Soy Uriel, el Arcángel del Sexto Rayo, responsable ante Dios Padre-Madre por la transición de la Naturaleza de sentimiento de la gente hacia dentro de la Nueva Era de la Liberación Espiritual. Mi Mano está unida a la Mano del Arcángel Zadquiel a medida que tendemos el puente sobre la Cúspide hacia dentro de la Era de Acuario. He venido a pedir su asistencia en Nuestro esfuerzo y pedirles aprenda a sostenerse en Paz. Yo Soy conocido para muchos como el Espíritu de la Ministración, de la Gracia y de la Paz.

Yo Soy el Servidor de cada uno de ustedes y este Servicio a Dios y a los hombres lo doy con todo el Amor y Bendiciones.

Yo invoco las Bendiciones de Paz cuando digo “LA PAZ SEA CON USTEDES”. Acepten, Amados Seres, donde se encuentren, la plenitud de esta Bendición en sus conciencias. Déjenla fluir a través de cada fibra de su ser y acepten la presencia de Mi Hueste Angélica, como sus verdaderos amigos y traten de vivir en Paz no solo de vez en cuando, sino diaria y rítmicamente.

Acepten la Presencia de Mis Ángeles en sus hogares, sus auras, sus actividades y en la vida de aquellos aún más queridos para ustedes y aprendan a vivir en la Paz que necesitan para armonizar sus vidas.

No piensen que es una tarea ardua, con los Ángeles es simple y confortable, y podrán atraer en este estado todo el suministro de bien que estén requiriendo para vivir en la opulencia que El Padre siempre deseo para sus hijos.

Te va a interesar: ANAEL - El Ángel del Amor

Se le representa con una espada en el jardín del Edén. Se lo considera al Arcángel puesto por el Padre Eterno a las puertas del Paraíso con su Espada de Fuego, Aquel que expulso a Adán y Eva. Su nombre significa Luz de Dios. Está considerado uno de los más elevado en la jerarquía Arcangélica, forma parte de la Luz de la Presencia de Dios es un Serafín. Brinda energías transformadoras a la mente. Es el Guardián de la mente y de los comienzos que producen los cambios, sean estos personales o planetarios. Invócale en problemas de trabajo, ciencias, tecnologías, contaminación ambiental, alimentación y cultivos.

San Uriel nos rodea con su corona ardiente de amor, de paciencia y de bondad. El cuida todos los lugares de las apariciones Marianas, enriqueciéndolos de gracias. Jesús afirmó en unas de sus revelaciones:
“Cuando los ejércitos rojos avancen, ellos atravesarán tan solo al precio de la muerte y con la pérdida de sus vidas, el cinturón de fuego colocado delante de los lugares de las apariciones de mi Madre”.

Uriel es llamado “El Ángel de Arrepentimiento”, es el Ángel que sostiene las llaves de las verjas de Infierno.

Pídele una mente sabia sin juicios ni murmuraciones. Fue el Arcángel que trajo a la tierra la cábala judía y la ciencia de la alquimia. Su color amarillo, de la sabiduría y el intelecto, del sol del amanecer de cada día, así como es nuestro propio despertar a la vida espiritual. La dirección es el oriente por donde sale el sol, la estación es la primavera cuando todo recomienza con nuevas energías dejando atrás el sueño invernal.